Bursitis del trocanter mayor

En todas las prominencias óseas del cuerpo, existen bolsas serosas que actuan como cojinetes que amortiguan el contacto con superficies duras. Estas bolsas serosas se denominan bursas. Así como todas las prominencias óseas las poseen, el trocánter mayor también.

La bursa del trocánter mayor se puede inflamar por distintas causas: por trauma (recibir un golpe allí), exceso de actividad física, aumento de peso, entre otras. Todo esto produce un dolor en la cara lateral del muslo que puede ser muy leve o hasta puede volverse una molestia realmente limitante.

Existen varias opciones terapéuticas para tratar una bursitis del trocánter mayor, partiendo de las más simples que suponen reposo combinado con protocolos de fisioterapia y rehabilitación, tratamiento con analgésico y anti inflamatorios vía oral, protocolos de infiltración en consulta con plasma rico en plaquetas (PRP), hasta, en casos menos frecuentes y extremos, la resección de la bursa trocantérica a través de cirugía artroscópica ambulatoria.