Pinzamiento femoroacetabular

Anatómicamente pueden existir variaciones óseas que con el tiempo y el uso van dañando el cartílago y el labrum.

El pinzamiento de cadera se clasifica en tipo cam, pincer y mixto.

Cam, a nivel femoral en la unión del cuello con la cabeza femoral existe un exceso óseo denominado bump, que puede con el tiempo y uso, por contacto directo, dañar el labrum y cartílago acetabular.

Pincer, a nivel acetabular, existe un sobrecubrimiento de la cabeza femoral, predisponiendo también a lesiones de cartílago y labrum.

Mixto, es el más frecuente, se da por una combinación de los dos anteriores.

Este sindrome cursa con dolor a nivel inguinal y o en la cara lateral del muslo, como principal síntoma, y al realizar el examen físico se puede evidenciar dolor y bloqueo con la rotación externa, interna y flexión máxima de la cadera; se deben ordenar siempre radiografías en varias proyecciones junto a resonancia magnética nuclear de alta definición, con o sin contraste intra articular.

Es importante tratar este tipo de lesiones cuando son sintomáticas, ya que producen dolor insidioso que se hace crónico sobre todo con actividades deportivas, y puede predisponer a largo plazo al desgaste (artrosis) de la articulación de la cadera y la necesidad de cirugía de reemplazo (prótesis) articular.

Las opciones de tratamiento son: cirugía abierta (convencional), cirugía artroscópica (mínimamente invasiva) y cirugía por miniopen (combinación de las dos anteriores).

Estas cirugías buscan la restitución de la normalidad ósea con milimétricas resecciones de hueso (bumpectomía y/o acetábuloplastia), reparación de lesiones labrales (labrum) y estabilización de las lesiones condrales (cartílago).