Artroplastia o prótesis de cadera

Por distintas razones se hace necesario, en ocasiones, sustituir la articulación de la cadera; este procedimiento se demonina artroplastia o reemplazo de cadera y se lleva a cabo colocando componentes artificiales llamados prótesis.

Dentro de las causas a tratar que ameritan este tipo de cirugía están:

1)    Artrosis severa.

2)    Necrosis avascular.

3)    Fracturas.

Existen dos tipos de reemplazos con prótesis que se pueden realizar: parcial y total. La gran diferencia entre ambos es que en el reemplazo parcial se sustituye la parte femoral pero no se toca ni sustituye la cavidad acetabular, en el reemplazo total con prótesis sí se hace.

Es nuestra filosofía, en la gran mayoría de los casos, el uso de prótesis totales debido a su demostrada y comprobada mayor durabilidad.

Dentro de las prótesis para reemplazo total existe la posibilidad de implantarlas con o sin cemento para asegurar su estabilidad dentro del hueso, esa decision dependerá de la condición del hueso del paciente y de los criterios del traumatólogo. De igual manera, en superficie de roce (pars de superficie) entre los componentes femoral y acetabular existe la posibilidad actual de implantar prótesis de metal con polietileno, cerámica con polietileno, metal con metal, cada una con sus ventajas y desventajas.

Actualmente, con nuestros pacientes usamos, en la gran mayoría de los casos, prótesis no cementadas con pars de superficie cerámica-polietileno, en mujeres o pacientes con alergias a algún tipo de metal; y metal metal en hombres sin antecedentes de alergias a ese material