Condropatia rotuliana y sindrome patelofemoral doloroso

La condropatia o condromalacia rotuliana también conocida como  patelar es una enfermedad caracterizada por la degeneración de la superficie del cartílago que constituye la parte posterior de la rótula. Produce malestar o dolor sordo alrededor o detrás de la rótula, y es un padecimiento bastante común entre adultos jóvenes, especialmente jugadores de baloncesto, fútbol, ciclistas,karatecas, tenistas, remeros, bailarines de ballet y corredores. Los jugadores de rugby son también proclives a esta enfermedad, especialmente quienes juegan en posiciones en las que las rodillas realizan esfuerzos importantes. Asimismo los alpinistas también son propensos al soportar un gran peso por sus mochilas y sobre todo en nieve.

Puede generarse a partir de una lesión aguda de la rótula o mediante la fricción crónica entre la rótula y la articulación del fémur al mover la rodilla. El diagnóstico de condromalacia corresponde a una rodilla cuya estructura ha sido dañada, mientras que la descripción más genérica de “Síndrome patelo-femoral” se refiere a los estadios iniciales de la enfermedad, en los que los síntomas pueden ser totalmente reversibles.

 

Definición de esta patología

 

El término “condromalacia” es un término ya desfasado que se utilizó en el siglo XX. A principio de ese siglo investigadores europeos desarrollaron la teoría de que el reblandecimiento del cartílago es la causa del dolor en la rodilla, pues es esta la traducción literal del término. Para finales del siglo XX esta teoría estaba ya desacreditada, pero los profesionales de la salud continúan utilizando el término para diagnosticar pacientes con dolor en ese lugar cuando no tienen detalles de la causa exacta del dolor. Todavía se utiliza con este sentido, aunque cada vez menos, ya que está siendo reemplazado por el de “síndrome patelofemoral”, término utilizado por los profesionales cuando no tienen una explicación más específica para el dolor del paciente.

Se reconoce actualmente (2007) que ambas designaciones engloban un gran y dispar número de condiciones médicas que pueden causar dolor en la rodilla, incluyendo estrechamiento iliotibial, neuritis, bursitis, uso excesivo, desalineación, estabilidad del núcleo, entre otras.

El término condromalacia suele utilizarse -además- para describir cartílago de aspecto anormal en cualquier parte del cuerpo. Un radiólogo podría -por ejemplo- reportar condromalacia en una RMN de un tobillo.

Debido a la gran variedad de tipos, no existe una sola causa para la condromalacia. Hay tantas causas como hay condiciones diversas agrupadas en el término condromalacia.

 

Causas

 

Tratándose de una descripción sintomática, la etiología de la condromalacia rotuliana no es única, y existen factores que predisponen al padecimiento, tales como traumas, sobrepeso, sinovitis prolongada, mal alineamiento del mecanismo extensor de la rodilla, pronación del pie, rótula alta, subluxación, antecedentes genéticos o anomalías congénitas de la rótula, entre otros.

De acuerdo a las investigaciones más recientes, el padecimiento suele originarse en una carga mecánica o fisiológica excesiva, junto a la irritación de las terminales nerviosas que generan un proceso inflamatorio que involucra a la sinovial, produciendo sin tratamiento adecuado síntomas crónicos.

 

Grados

 

Existen varios grados para determinar la evolución de la misma:

 

Grado 1. En el que existe edema y el cartílago rotuliano ya está reblandecido.

Grado 2. Fibrilación o alteración en la superficie del cartílago. Esto se ve en las artroscopias como si el cartílago “se deshilachara”.

Grado 3. Fisuración, existiendo ya hendiduras que alcanzan las capas más profundas.

Grado 4. profundización de la ulceración se llega a exponer y afectar el hueso subcondral.

Tratamiento

El tratamiento dependerá del origen específico del dolor. Como se describe arriba, tanto condromalacia como “síndrome patelo-femoral” no son diagnósticos, ya que no explican el origen del padecimiento.

Fuente: www.wikipedia.com